IA, arma de doble filo en ciberseguridad

CiberguerraGestión la seguridadInnovaciónInteligencia ArtificialSeguridad

La Inteligencia Artificial y el Machine Learning son herramientas que han llegado a ayudar en muchos aspectos, desde el simple aprendizaje automático, con usos más prácticos como seguridad de datos, pero del mismo modo que podemos utilizar para bien, ciertas personas la usan con fines negativos, ayudando a los hackers a decidir qué, quién y cuándo atacar.

La pueden ser de gran ayuda para frenar los ataques cibernéticos, pero de acuerdo a investigaciones al mismo tiempo se convertirán en el arma que los criminales también usen en la guerra contra la  ciberseguridad, tan rápido como el próximo año.

De acuerdo con la compañía Comstor, la Inteligencia Artificial (IA) es utilizada para combatir fraudes y ciberataques en varios sectores. Esto lo logra al cruzar variables y encontrar comportamientos que son habituales en un usuario o de las configuraciones predeterminadas.

“A partir del momento en que un ataque es reportado, la respuesta de contención del incidente es muy rápida, reduciendo considerablemente el tiempo de permanencia del virus en el sistema, mejorando la eficacia del equipo de seguridad, disminuyendo el impacto comercial de cualquier riesgo en la fuga de información, secuestro y/o exclusión de datos”, señala la compañía de seguridad.

Al mismo tiempo, una investigación de la empresa de seguridad Cylance apunta que 60 por ciento de los especialistas en seguridad cibernética creen que el próximo año los hackers usarán Inteligencia Artificial y Machine Learning para realizar sus ataques. Comenzando una guerra de terabytes en las redes de computadoras.

Hasta el momento, Comstor cree que hoy la Inteligencia Artificial es de gran ayuda al aprender de ataques pasados para prevenirlos, reconociendo la causa raíz y utilizando la información de ataques bloqueados para mejorar la postura de protección de una forma general, comprendiendo dónde se instalan los virus, por dónde entran las amenazas y cuáles son las lagunas en la estructura. “Eso significa que algunos tipos de ataques son eliminados, disminuyendo la reinserción del mismo virus en el sistema”, asegura.

Algunos especialistas piensan que, para que esta tecnología pueda proteger sin intervención humana en un cien por ciento, aún falta tiempo.

De acuerdo con previsiones de David Brumley, profesor de Seguridad y director del CyLab Security and Privacy Institute de la Universidad de Carnegie Mellon, serán necesarios por lo menos diez años para que usemos totalmente la IA como un gran general de seguridad de las computadoras, una vez que las máquinas trabajan con una sucesión de bytes aprendiendo a base de prueba y error.

Si bien, la Inteligencia Artificial beneficia en la protección, se puede convertir en un arma de doble filo en las manos de hackers cuando utilicen este mismo método para lograr acceder a secretos industriales, secuestrando redes de computadoras para pedir rescate, influyendo en elecciones, interrumpiendo en infraestructuras nacionales, entre otras innumerables posibilidades.