Científicos perfeccionan la carga de teléfonos móviles con energía solar

CloudEmpresasI+DInnovaciónRedes

Un grupo de investigadores ha desarrollado la primera fibra óptica basada en silicio con propiedades de celda solar, que permite fabricar tejidos flexibles de más de 10 metros de largo.

Conscientes de que las energías renovables tienen que formar parte del futuro de la industria, un equipo internacional de investigadores está trabajando con tejidos de celdas solares capaces de atrapar la luz desde diversos ángulos y, posteriormente, transmitir esa energía a distintos dispositivos.

Y es que la esperanza es que sirva para cargar gadgets tan populares entre usarios de todo el planeta como los teléfonos móviles.

De momento los científicos implicados en la investigación ya han conseguido desarrollar la primera fibra óptica basada en cristales semiconductores de silicio de la historia con propiedades de celdas solares. Esto ha sido posible gracias a la fabricación de una fibra con su propio componente electrónico integrado capa por capa, mediante una técnica de química de alta presión.

Y, en la práctica, significa que ya no será necesario integrar la fibra óptica con chips aparte. Entrelazando el silicio junto con los cables de celdas se pueden crear telas capaces de generar energía eléctrica por sí solas.

“Nuestro objetivo es ampliar la electrónica de alto rendimiento y la función de celda solar a mayores longitudes y formas más flexibles. Ya hemos obtenido fibras con varios metros de longitud pero, en principio, el nuevo método de nuestro equipo puede ser usado para crear fibras de silicio con celdas solares flexibles de más de 10 metros de largo“, explica John Badding, uno de los responsables del proyecto, tal y como recoge EurekAlert!.

“Unas celdas solares tan largas basadas en fibra nos darán la posibilidad de hacer algo que no podíamos hacer antes: tomar las fibras de silicio y tejerlas juntos con una amplia gama de aplicaciones tales como la generación de energía, la carga de baterías, sensores químicos y dispositivos biomédicos”, concluye.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor