Massive IoT y la necesidad de conectividad veloz

4G5GMovilidad

La industria creó el término IoT Masiva en referencia a la conexión de potencialmente decenas de miles de millones de dispositivos y máquinas que requerirán mayor definición en las normas para LTE y luego para 5G.

5G Americas, la asociación de la industria y la voz de la 5G y LTE para las Américas, anunció la publicación del trabajo LTE Progress Leading to the 5G Massive Internet of Things (El avance de LTE conduce a la Internet de las cosas masiva de 5G) para reseñar los avances tecnológicos que darán soporte a los crecientes mercados de wearables (dispositivos vestibles), atención de la salud, vehículos conectados, y más Internet de las cosas (IoT).

Massive IoT, según una infografía creada por la organización IoT Australia
Massive IoT, según una infografía creada por la organización IoT Australia

De acuerdo con el informe, “se predice que este mercado será un motor de negocios clave para la industria de las telecomunicaciones y su inminente próxima generación” y es que el IoT exigirá nuevos requisitos tecnológicos para la diversidad de casos de uso que presenta. Más recientemente, la industria creó el término IoT Masiva (MIoT), en referencia a la conexión de potencialmente decenas de miles de millones de dispositivos y máquinas que requerirán mayor definición en las normas para LTE y luego para 5G.

Por su parte, LTE-M es el término comercial de la tecnología LPWA Comunicaciones tipo máquina optimizada (eMTC, según la sigla en inglés) publicada en la especificación del Release 13 del 3GPP junto con NB-IoT. Ambas tecnologías continuarán su evolución en versiones subsiguientes.

“Cuentan con el soporte de la gran mayoría de los fabricantes de dispositivos móviles y pueden convivir con redes celulares de 2G, 3G y 4G. Por estar normalizadas en la 3GPP y funcionar en espectro bajo licencia, ofrecen claras ventajas respecto de tecnologías IoT no celulares con funcionalidades técnicas tales como seguridad de grado de portadora”, dice el informe.

Para alcanzar una escala masiva, definida por la 3GPP como al menos un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, las redes móviles deben dar soporte más eficiente a los dispositivos más sencillos que se comunican infrecuentemente y son ultra eficientes en términos de energía de modo de poder presentar una vida útil de batería tan prolongada como diez años.

El requisito sería contar con dispositivos de bajo costo con bajo consumo de energía y buena cobertura. Como alternativa, las aplicaciones de IoT Crítica tendrán altas demandas de confiabilidad, disponibilidad y baja latencia que podrían estar habilitadas por LTE o capacidades de 5G. Se prevé que costos de módems en descenso,  la funcionalidad LTE en evolución y capacidades de 5G expandan el rango de aplicaciones para despliegues de IoT crítica. Sin embargo, existen muchos casos de uso entre estos dos extremos, que hoy dependen de la conectividad de 2G, 3G o 4G.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor