AIM Digital y Paessler impulsan los robots inteligentes

Hoy en día, un robot genera el trabajo ordinario de 17 personas, lo que les ayuda a las compañías a enfocar el tiempo de esos empleados en actividad de mayor valor, asegura José Jesús Hijón, CEO de AIM Digital.

Luego de que su empresa y su socio Paessler AG presentaron el camino que deben de seguir las empresas para entrar en la automatización de procesos a través de robots durante el evento “PRTG -Time to Connect México 2018”, Hijón comentó que vienen muchos avances tecnológicos para impulsar a las empresas de todo el mundo.

Aseguró que existen dos formas de transformar digitalmente a una empresa, a través de la experiencia que se le otorga a sus clientes y la forma en que se desarrollan los procesos internos, todo a través de la utilización de herramientas tecnológicas de la más reciente generación.

“Para ello, AIM Digital desarrolló una solución que le permite a las empresas Automatizar Procesos a través de Robots Inteligentes (Robotic Process Automation, RPA), incluyendo la automatización de esquemas de monitoreo proactivo de TI con Paessler.

“A través de nuestra oferta de RPA, creamos fuerza de trabajo digital ahorrando costos operativos y eliminando tareas manuales repetitivas”, comentó el CEO de AIM Digital.

Un RPA se utiliza en tareas predictivas y automatizables, con lo que les permite a las personas, que originalmente estaban dedicadas a ellas, realizar tareas de mayor valor y creativas para la empresa.

 

En la mira

Los criterios para la identificación de tareas candidatas a automatizarse, principalmente son: la naturaleza del trabajo debe de basarse en temas estructural-unificados con una interfaz de usuario y de texto o notas; la respuesta se debe de dar en tiempos muy cortos y de forma rápida; y el proceso no debe de representar un grado alto de complejidad.

Una de las mayores ventajas de invertir en soluciones de RPA, es asegurar que las reglas del proceso se cumplan, ya que un robot está programado para no equivocarse. Y en caso de que se tengan excepciones, estarán programados de tal manera que aprendan de cada situación presentada, lo que permite la reducción de errores al mínimo; siendo que típicamente se pueden dar tres tipos de excepciones: las de sistema, de negocio y de objetos.

“La nueva revolución digital supondrá que en diez años, tres de cada diez puestos de trabajo serán automatizados. Muchas empresas que no adopten modelos de operación optimizados mediante las nuevas tecnologías no serán competitivas en el mercado y podrían desaparecer. Nosotros los ayudamos de forma eficiente y comprometida”, agregó David Montoya, director de Paessler Latinoamérica.

 

Newsletter
Suscríbase a la newsletter semanal de Siliconweek