El fraude de identidad online es cada vez más latente

Cada vez somos más digitales, y esta es una realidad que se ha hecho más evidente en los últimos meses debido a la situación que vivimos. En esta nueva era, el fraude online supone una gran amenaza para todos: empresas, instituciones, usuarios… Especialmente si el fraude apela a la identidad.

Mónica Valle, periodista especializada en IT ha sido la encargada de tomar las riendas en el encuentro entre Xavier Codó, Vice President Manager Director de Mitek Iberia & Latam y Manuel Paredes, presidente y CEO de Stratplus, en el que se ha tratado de analizar el panorama actual del fraude online.

El número de robo de credenciales es creciente

A causa de la crisis provocada por la pandemia del Coronavirus hemos experimentados muchos y grandes cambios que, en la mayoría de los casos, han afectado directamente al teletrabajo, sobre todo al nivel del fraude de identidad.

Pero, ¿cómo ha cambiado exactamente? Xavier Codó defiende que en los últimos años ya veníamos notando un “incremento en la suplantación de identidad, aunque esto se ha potenciado a raíz de la pandemia debido al cambio a los canales digitales”. La crisis que estamos viviendo nos ha sumergido en una evolución del fraude en dos direcciones: “primero, bandas expertas mejorando la calidad de las falsificaciones. Y, por otro lado, aparición de falsificaciones de baja calidad realizadas por personas afectadas por la crisis que ven en el fraude una posible salida”, explica.

El fraude digital en México se ha incrementado exponencialmente a raíz de la pandemia. Tal y como cuenta Manuel Paredes: “México ocupa el octavo lugar en el mundo en cuando a países afectados por el fraude de identidad”. Teniendo eso en cuenta, hay dos factores que no ayudan a cambiar dicha situación: “El tema legal no va al frente, existe una laguna legislativa que impide el cambio. Por otro lado, la seguridad cibernética no está todavía tan profesionalizada. Sumas estas dos cosas y se crea un caldo de cultivo para estas bandas y que puedan operar”, añade Manuel Paredes. Para luchar contra este problema el trabajo hay que centrarlo en “crear conciencia en los usuarios y formar una policía cibernética robusta”.

Un estudio realizado por Mitek considera que el pasado año 2019 ha sido el peor año en cuanto a fraude de identidad, pero las cifras están cambiando actualmente. “Las grandes bandas de ciberdelincuentes trabajan organizadas y evolucionan al mismo ritmo que la tecnología, usando también la inteligencia artificial”, explicaba Xavier Cordó.

El 64% de los usuarios considera que la seguridad es el elemento más importante en su experiencia online, incluso por encima de la comodidad. El usuario final se tiene cada vez más en cuenta, de ahí la urgencia que deberían tener las empresas por centrar sus esfuerzos en generar confianza. Dicha confianza supone los cimientos de la relación entre el usuario e Internet.

“El fraude tiene un impacto clave y por eso se debe medir a nivel reputación respecto al cliente. Es esencial priorizar la gestión del fraude y optimizar la gestión de riesgos y para ello, desde Mitek, creemos que la IA es una gran aliada”.  

Esta pandemia ha sido un “game changer” para la industria, sobre todo para las empresas del sector financiero. Manuel Paredes afirma que: “La única manera de solucionar esto es: generando conciencia y con tecnología”.

Es importante apostar por soluciones digitales que tengan carácter cognitivo como la IA y el machine learning, soluciones que sirvan como apoyo a expertos en ciberseguridad y gestión del fraude. “No se trata de contar con la tecnología para que me cubra el 100% del fraude sino de apoyarse en la tecnología para sacarle el mayor partido”.

Madurez de las empresas

“México ahora mismo esta en pañales. Estamos viendo como hay impactos brutales en toda la industria por la usurpación de identidad”, expone Paredes. A lo que añade: “Yo creo que hay un camino por delante que conquistar, hay muchas oportunidades para poder hacer algo en relaciona a tender esto. La madurez es baja pero la conciencia es alta porque ha salido carísimo”.

El antes y el después de la pandemia ha sido determinante. Y la previsión es que este crecimiento no se detenga. Estudios recientemente realizados por Gartner apuntan que en 2021 el 80% de las organizaciones usarán algún documento de identidad con parte de su proceso on boarding. Por tanto, la verificación de identidad va a resultar clave, no sólo para la experiencia de usuario sino para reducir el fraude y cumplir con las normativas de regulación.

De hecho, ya se están produciendo estafas basadas en estas técnicas: como puede ser el “deepfake”, una medida de IA que utiliza redes generativas antagónicas. La tecnología puede jugar un papel muy importante en este contexto para prevenir este tipo de fraude. Respecto a esto, Xavier Cordó opina que “la solución más apropiada es una plataforma híbrida que se apoye en herramientas automáticas basadas en IA y machine learning, y que se complementa con una capa adicional de seguridad proporcionada por un equipo de agentes entrenados por expertos”.