Analítica y 5G: una combinación obligatoria para el futuro de las telecomunicaciones

Ciertamente este año una de las industrias que ha tenido grandes desafíos y, sin duda, ha sido puesta a prueba a lo largo de los meses es la de telecomunicaciones. Y es que la concentración de las personas en los hogares teletrabajando, estudiando de manera remota e incluso haciendo telemedicina ha impactado el tráfico de datos en las redes.

Usualmente las redes de hogar eran utilizadas, en su mayoría, durante las horas de la tarde-noche, para lo que las compañías de telecomunicaciones estaban preparadas. Sin embargo, hoy en día la alta demanda es constante.

“Para dar respuesta a este problema las tecnologías juegan un rol fundamental. Esta industria maneja una enorme cantidad de datos por lo que la analítica, implementada de manera correcta, los ayudará a transformar toda esa información en algo nuevo”, señala Marcelo Sukni, gerente general de SAS Chile.

Asimismo, el experto afirma que la analítica juega un rol esencial, ya que a través del análisis de datos las empresas pueden saber específicamente cómo transformarse y así adaptar su oferta de servicios a las necesidades reales de sus clientes. “Esto se traduce en obtener mejores utilidades a través de una transformación como empresa, convirtiendo la información en ingresos”.

Sin embargo, este no es el único avance en las telecomunicaciones. Hoy las empresas tienen su mirada puesta en el 5G, la potencial tecnología que ofrecerá una de las mayores oportunidades para nuevas aplicaciones, soluciones, usuarios y negocios.

Según datos de GSMA Global, la quinta generación de las comunicaciones móviles ya está presente en al menos 40 países. Aunque en Chile apenas esto está comenzando, ya dio inicio al proceso de licitación de espectro para el desarrollo de redes 5G, la primera que se realiza en Latinoamérica.

Desafiando la infraestructura actual

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), afirma que el aumento de la capacidad y de las velocidades de datos prometidas por las redes 5G requiere de una infraestructura que asegure más espectro y tecnologías capaces de utilizar este recurso de una forma mucho más eficiente, excediendo así los actuales requisitos de los sistemas 3G y 4G.

“Para ofrecer una amplia y adecuada cobertura de esta nueva red, los proveedores no solo necesitarán actualizar sus estaciones base existentes, sino también construir y habilitar otras en nuevas ubicaciones. Si bien este proceso es costoso, es necesario para continuar evolucionando. Por esto es importante estudiar y planificar el despliegue de redes”, explica Sukni.

Es en esa planificación, donde la analítica avanzada se convierte en un gran aliado de los operadores en su transición a la nueva tecnología. Las redes 5G requerirán una automatización significativamente mayor que las redes anteriores para ofrecer el nivel esperado de experiencia del cliente y resolver problemas en tiempo real.

“Los datos son la fuente del conocimiento en esta era digital. Por esto, la industria debe aprovecharlos, junto a la analítica y otras soluciones tecnológicas, para tomar las mejores decisiones de negocio y gestionar la red”, detalla Sukni.

El 5G será la tecnología que dará vida en definitiva al internet. Permitirá automatizar las redes, extraer y aprovechar datos en tiempo real a través de analítica en la nube o en los entornos denominados edge, y potenciará los avances en materia de telemedicina, teleeducación y teletrabajo.