Descubra el potencial de su infraestructura de nube híbrida

No permita que la exuberancia en la nube detenga otras inversiones en infraestructura de TI

De vez en cuando, invitamos al blog de Infraestructura de TI de IBM Systems a los reconocidos líderes de la industria a compartir sus opiniones e insights sobre las tendencias tecnológicas actuales. Las opiniones en estas publicaciones son propias y no reflejan necesariamente los puntos de vista de IBM.

La computación en la nube es un componente creciente de la infraestructura de TI moderna y continuará creciendo en el futuro previsible… pero la computación local no va a desaparecer. ¡Tampoco debería!

Hay muchas razones para continuar adoptando e incluso expandiendo sus cargas de trabajo locales existentes. El cumplimiento normativo, los requisitos de latencia, la seguridad y la protección de datos, los problemas de costos y la productividad (entre otros) son razones válidas para ejecutar cargas de trabajo de computación de forma local en lugar de pasar a la nube.

IBM encargó a Forrester Consulting evaluar cómo las organizaciones desarrollan e implementan sus estrategias de infraestructura de TI. Los resultados se publicaron recientemente en un estudio titulado La clave de una estrategia multicloud híbrida para la gran empresa . Y este estudio respalda claramente la premisa de esta publicación: “que el futuro es híbrido y que no todo migrará a la nube”.

De hecho, uno de los hallazgos clave del estudio es que el impulso a la nube pública no significa que las organizaciones hayan dejado de invertir en las instalaciones (on-premises). Las organizaciones están aumentando su financiación para la infraestructura en las instalaciones aproximadamente a la misma velocidad que están aumentando la financiación en la nube. Mientras que el 82 por ciento de las organizaciones planea aumentar el gasto en la nube pública, el 85 por ciento planea aumentar el gasto en infraestructura existente, fuera de la nube pública.

Para mí, esto no es sorprendente. Dado que muchas de las aplicaciones que se ejecutan en su infraestructura de TI local manejan su negocio (es decir, son de misión crítica), es lógico que las organizaciones quieran mantenerlas en funcionamiento y que sean eficientes. Y eso requiere inversión.

Nunca debemos olvidar que el beneficio de las aplicaciones que se ejecutan en las instalaciones es sustancial. Estas aplicaciones locales se crearon con el tiempo, tal vez durante muchas décadas, y representan sus procesos comerciales centrales. Un enfoque pragmático significa que sus aplicaciones empresariales existentes no solo deben mantenerse, sino también reforzarse y mejorarse. Esto es especialmente así porque muchas de estas aplicaciones se están utilizando más que nunca, ya que las organizaciones adoptan la transformación digital, el procesamiento analítico y la computación móvil.

Si deja de invertir en sus actuales software y hardware que ejecutan sus aplicaciones críticas, no debería sorprenderle cuando dejen de funcionar de manera eficiente o dejen de funcionar por completo. Es importante invertir en las actualizaciones y renovaciones necesarias para mantener en funcionamiento su infraestructura de TI, pero desafortunadamente las actualizaciones y las renovaciones tienden a ser lo primero que sale de la agenda cuando el tiempo y el presupuesto son una restricción. Es el riesgo silencioso del que nadie habla.

¿No todo va a la nube?

Pero ¿qué hay de las predicciones de la industria de que todo se moverá a la nube? Este es otro ejemplo de la riqueza de la industria tecnológica. Cada vez que escucho un término absoluto como “todo”, inmediatamente dudo de su veracidad. Permítanme decirlo sin rodeos: no todo se moverá a la nube. El costo y el esfuerzo para hacerlo no generarían un retorno razonable de la inversión. Hay dos razones principales por las que esto es así:

  • La mayoría de las aplicaciones existentes no se crearon con una comprensión de la nube pública y se necesitaría una gran inversión para rediseñarlas para aprovechar adecuadamente una arquitectura de nube pública.
  • Aunque la demanda es alta, los proveedores de servicios en la nube (CSP) no pueden crear su infraestructura lo suficientemente rápido como para soportar toda la capacidad del centro de datos existente “allá fuera” para soportar todo de inmediato.

Finalmente, hay escenarios que no encajan bien en la nube pública, quizás en términos de estructura de precios o de requisitos de conformidad.

El futuro es híbrido… mejor dicho, de multicloud híbrida. He escrito sobre la multicloud híbrida, así que si ese término genera alguna confusión, asegúrese de hacer clic y leer mi definición.

La informática en las instalaciones (on-premises) tiene su lugar en la infraestructura de TI actual y, sin duda, lo tendrá en el futuro. Como lo tendrán la nube pública y privada. La conclusión es, y siempre debe ser, que utilicen la plataforma y la tecnología apropiadas para la tarea en cuestión. Y, muchas veces, eso significará ejecutar aplicaciones en su infraestructura de TI.

¡No permita que la obsesión por la nube reduzca sus otras inversiones en infraestructura de TI! – Descargue el estudio completo de Forrester

Explore las soluciones de TI de nube híbrida de IBM