Descubra el potencial de su infraestructura de nube híbrida

Hybrid Cloud: cómo llevar su infraestructura al siguiente nivel

El crecimiento exponencial de los datos, las amenazas de ciberseguridad y la necesidad de desarrollar aplicaciones modernas en la nube, se han convertido en un verdadero reto para las organizaciones. Los desafíos a los que se enfrentan hoy las empresas requieren, más que nunca, contar con las tecnologías y las plataformas que reúnan una serie

El crecimiento exponencial de los datos, las amenazas de ciberseguridad y la necesidad de desarrollar aplicaciones modernas en la nube, se han convertido en un verdadero reto para las organizaciones.

Los desafíos a los que se enfrentan hoy las empresas requieren, más que nunca, contar con las tecnologías y las plataformas que reúnan una serie de características que hagan destacar la seguridad, la flexibilidad, la escalabilidad y la eficiencia.

Así daba comienzo a este encuentro Mónica Valle, periodista especializada en IT, encargada de moderar la participación de los especialistas de IBM presentes en el webinar sobre la realidad de la nube híbrida y el multicloud. Dos conceptos que están experimentando un crecimiento notable debido al aumento del volumen de datos y la necesidad de desarrollar aplicaciones modernas en la nube para poder gestionar tal movimiento de datos.

En este contexto, se han analizado las diferentes propuestas que ofrece el multicloud, pasando por una mayor libertad de movimiento de los datos hasta el aumento del rendimiento.

Ver Webinar:  Hybrid Cloud: Lleve su infraestructura actual al siguiente nivel

Ricardo Contreras, IBM Servers Client Technical Specialist, daba comienzo a esta charla explicando que muchas veces se habla acerca de la nube híbrida, pero necesitamos saber exactamente qué es. “La nube híbrida incorpora un grado de gestión, de organización y de portabilidad en las cargas. Entre uno, dos o más entornos”.

Los tipos de nubes actuales comienzan a ser un poco más complejos de cómo eran antes. Al igual que la ubicación y la propiedad comienzan a ser un poco más abstractos. “Normalmente los proveedores de nube pública ejecutaban sus servicios de nube fuera de los centros de datos y ahora son capaces de hacerlo dentro de los mismos. Y tradicionalmente, las nubes privadas se ejecutaban in situ. Actualmente las empresas diseñan nubes privadas en centros de datos alquilados a terceros, fuera de sus propias instalaciones”, explicaba Contreras. Por todo esto, la definición de nube pública y nube privada ha ido variando con el tiempo. “Así que es mejor hacerlo por sus funciones. Todas las nubes híbridas deberían poder realizar lo siguiente: conectar varios servidores, consolidar los recursos de TI, escalar de manera horizontal e implementar recursos nuevos con rapidez. Es necesario que sea capaz de trasladar las cargas de trabajo entre distintos entornos de nube, incorporar una sola herramienta de gestión unificada, ya que si no administrar el entorno resultaría más complejo” añadía.

El concepto multicloud se refiere a un entorno de nube compuesta proporcionado por más de un proveedor de nube, ya sea público o privado. Mientras que la nube híbrida es un entorno combinado de nube privada y nube pública que permite que las aplicaciones y los datos se puedan compartir.

La cloud ha introducido muchos cambios en estos últimos años. Todos pensamos en ella como un lugar, pero lo cierto es que en esta última época ha ido evolucionando, haciendo que las cosas se realicen de maneras distintas. “La nube hoy en día ya se refiere a un conjunto de capacidades, no a un lugar. Cuando se lanzaron los primeros servicios de nube, todos podíamos tener acceso a una infraestructura “autoservicio”, apuntillaba Ricardo Contreras.

“La nube no es un lugar físico, es la capacidad”. 

¿Pero qué capacidades tenemos con ella? Podemos pagar mientras lo usamos, acceder a los recursos de computación, de almacenamiento, GPU, ancho de banda, podemos escalar rápidamente y mantener una gestión de manera simplificada y de esta manera enfocarnos en un software continuo.

Cabe destacar que el 94% de las organizaciones están utilizando una combinación de nubes públicas y privadas y están adoptando una estrategia multinube.

Los datos siempre han de estar asegurados, y para ello se ofrece el uso del software de IBM OpenShift, una tecnología basada en kubernetes con el que se puede agrupar su propio software según la necesidad de cada cliente. 

El trabajo de adaptarse al mundo cloud no significa empezar desde cero sino modernizar mi almacenamiento y poder tomar estas capacidades. En este sentido, ¿sabemos cuáles son los desafíos que hoy tenemos en el lado del almacenamiento? Adrián Restuccia, IBM Storage Client Technical Specialist, defiende que uno es el tema de la agilidad, “lo que necesito es poder tener un movimiento lo mas transparente posible entre diferentes almacenamientos. Esto debe ser un puente hacia nuevas tecnologías. Otro pilar importante es que ha de estar abierto a esa nube y, además, es fundamental contar con tecnologías que reduzcan los datos. Por último, hay que proteger los datos para que se proporcionen mecanismos mayores de seguridad frente a ciberataques”.

Por el lado de la nube, aquí es el único lugar donde podemos aislar la información y evitar que esta pueda ser robada o hackeada. Si queremos adoptar el camino de la multicloud lo que tenemos que hacer es simplificar.

En palabras de Restuccia: “IBM Spectrum Virtualize es el corazón de nuestros sistemas de almacenamiento. Se dispone de la misma infraestructura frente a cualquier necesidad, por lo que solo se necesita una misma herramienta para llevar a cabo la función que se necesite. Gracias a esto, se aumenta la innovación al mismo tiempo que se disminuye la complejidad y el coste”.

Actualmente la gran mayoría de las empresas están teniendo que adaptarse a esta implementación de la digitalización, en parte por los desafíos que ya existían, es decir, la cantidad de datos que no deja de aumentar, los riesgos de la ciberseguridad y a estos se suman estos nuevos desafíos que han venido a causa de la pandemia. En este contexto las soluciones de cloud híbrida están aquí para resolver una gran cantidad de estos retos. Un elemento fundamental es controlar la administración de la nube hibrida y esto abarca varios espectros: gestión de eventos, aplicaciones, infraestructura, etc.

En conclusión, “para adentrarse el mundo de la cloud híbrida es clave la simplicidad, si no es imposible emprender este viaje”, defiende Adrián Restuccia. Por su parte, Ricardo Contreras reafirma las palabras de su colega, aunque matizando: “Se debe hacer simple, pero ha de responder a una administración completa para tener la imagen real de la infraestructura”.