Los gobiernos del mundo quitan libertad a Internet

De acuerdo con Freedom on the Net 2017, la última edición de la evaluación anual, país por país, de libertad en línea, publicado hoy por Freedom House, “muchos gobiernos alrededor del mundo están aumentando drásticamente sus esfuerzos para manipular la información en las redes sociales, amenazando la noción de que Internet es una tecnología libre”. Y en un momento donde la libertad va perdiendo campo, destaca la situación en Venezuela, según el mismo estudio.

Freedom on the Net 2017 evalúa la libertad en internet en 65 países, lo que representa el 87% de los usuarios de internet en todo el mundo. El informe se centra principalmente en desarrollos que ocurrieron entre junio de 2016 y mayo de 2017.

  libertad internet

De acuerdo con las investigaciones, las tácticas de manipulación y desinformación en línea desempeñaron un papel importante en las elecciones en al menos 18 países el año pasado, incluido Estados Unidos, lo que dañó la capacidad de los ciudadanos de elegir sus líderes sobre la base de noticias objetivas y debates auténticos. “La manipulación del contenido en línea contribuyó a un séptimo año consecutivo de disminución general de la libertad en línea”. Michael J. Abramowitz, presidente de Freedom House, recordó cómo los gobiernos usan “comentaristas pagados y bots políticos para difundir propaganda gubernamental”, una práctica que iniciaron China y Rusia, “pero ahora se ha vuelto global”.

Sanja Kelly, directora del proyecto Freedom on the Net quiso destacar que “no solo es difícil detectar esta manipulación, sino que es más difícil de combatir que otros tipos de censura, como el bloqueo de sitios web, porque está dispersa y debido a la gran cantidad de personas y bots desplegados para hacerlo”.

Los gobiernos de un total de 30 países desplegaron alguna forma de manipulación para distorsionar la información en línea, un aumento de los 23 del año anterior. Los comentaristas pagados, trolls, bots, sitios de noticias falsas y medios de propaganda fueron algunas de las técnicas utilizadas por los líderes para inflar su apoyo popular y esencialmente avalarse ellos mismos.

libertad internetLa mayoría de los gobiernos se enfocaron en la opinión pública dentro de sus propias fronteras pero otros buscaron expandir sus intereses en el extranjero, ejemplificado por una campaña de desinformación rusa para influir las elecciones estadounidenses. Las noticias falsas y la persecución agresiva de periodistas tanto durante como después de las elecciones presidenciales contribuyeron a una disminución del puntaje en el entorno generalmente libre de los Estados Unidos.

Menos de una cuarta parte de los usuarios de internet del mundo reside en países donde la internet se designa como “libre”, lo que significa que no existen grandes obstáculos para el acceso, restricciones onerosas de contenido o violaciones graves de los derechos de los usuarios como vigilancia sin control.  Los gobiernos en 30 de los 65 países evaluados intentaron controlar las discusiones en línea. Desde junio de 2016, 32 de los 65 países evaluados en el reporte Freedom on the Net 2017 se deterioraron.

Situación de América Latina

Dice el informe que “las redes sociales se han convertido cada vez más en una herramienta de movilización política en muchos países de América Latina, pero los intentos de los gobiernos de ejercer control sobre las voces críticas en línea fueron responsables por cuatro descensos, de los siete países de la región analizados en este informe”.

Lo más destacado es que “el entorno de libertad en línea en Venezuela se convirtió en “No libre” en 2017. La libertad en la internet en Venezuela se deterioró en todos los frentes en 2017: los usuarios contendieron con la disminución del acceso a internet, una mayor censura de contenido crítico y violaciones de los derechos de los usuarios. En medio de las protestas generalizadas contra el gobierno, los reporteros en línea enfrentaron brutales intentos de frustrar su cobertura de los eventos, incluyendo detenciones arbitrarias, amenazas y ataques físicos por parte de las fuerzas de seguridad del estado y grupos progubernamentales. Los sitios que proporcionaron cobertura en vivo de las protestas fueron bloqueados, y los ataques técnicos se enfocaron agresivamente en los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos”.

Por su parte, indica el informe que “las prácticas de vigilancia ilegal en México llamaron la atención debido a una serie de investigaciones que revelaron que el spyware del gobierno atacaba de manera abusiva a las personas involucradas en la investigación de la corrupción y los abusos contra los derechos humanos.