Volvo ve un futuro eléctrico

EmpresasInnovación

La necesidad de zonas de seguridad silenciosas, además de sin emisiones , ha conllevado a que Volvo volté a ver al transporte eléctrico.

Para Volvo, combatir los efectos de ruido y estrés, sumado a ser más sustentables con el ambiente y llevar ahorros a las compañías en combustible, los ha llevado a pensar en un futuro con autobuses eléctricos.

Al calcular su costo, la comparación de los motores a combustión contra los de conducción eléctrica revela cifras importantes en ahorros, lo que se traduce en grandes cifras para beneficio de toda la ciudad.

Por motivos de ruido, en áreas urbanas densas no se pueden permitir todos los tipos de tráfico. En cuestiones de emisiones y seguridad, se aplican restricciones en zonas definidas o en puntos específicos. Por lo que es necesario tener las herramientas comprobadas necesarias para gestionar estas zonas, y esto es un negocio en el que Volvo quiere meterse con sus nuevos autobuses tecnológicos.

El reemplazo de los autobuses de diésel regular por los eléctricos e híbridos, es benéfico en relación de costos, además de la eficiencia de la conducción eléctrica y la recuperación rápida de energía al frenar y conducir cuesta abajo, aseguran en la compañía.

 

Mayor demanda

En Volvo aseguran que la movilidad en el entorno urbano es multifacético, ya que las rutas del autobús pueden verse afectadas por las diferentes demandas. Por ejemplo, la longitud de la ruta, la frecuencia, la capacidad y las reglamentaciones locales dan lugar a que se necesiten diferentes tipos de tráfico y vehículos. Por otro lado, la contaminación y la congestión, son problemas cada vez más grandes. No obstante, la demanda de transporte está teniendo un crecimiento cada vez mayor.

La electromovilidad seguirá siendo la piedra angular en la estructura del tráfico urbano en el futuro cercano. Las ciudades progresivas necesitarán soluciones completas para los sistemas: vehículos de alta calidad, servicios relevantes y una infraestructura de interfaz abierta. No cambiarse a lo eléctrico, más que un lujo, es una necesidad que cada vez está cobrando más relevancia”, afirman directivos de la empresa.