Fotogalería. Afluenta llega a revolucionar la economía social a México

La revolucionaria firma Afluenta, creada en Argentina y que también tiene presencia en Perú, llegó hoy al mercado mexicano. La revolución de la que hablamos es que esta plataforma de Internet permite a los ciudadanos pedir préstamos a otros ciudadanos, sin bancos por el medio, permitiendo a los inversionistas beneficiarse de un porcentaje de ganancias. La firma entra dentro del concepto de economía social o economía colaborativa, un término cada vez más popular en América Latina.

AfluentaAlejandro Consentino, creador y CEO de Afluenta, explicó durante su intervención que esta empresaes  la “primera red de finanzas colaborativas”, es una plataforma que permite “humanizar las finanzas”, poniendo en contacto a las personas para transacciones que hasta ahora, eran exclusivamente de bancos y entidades similares. El emprendedor vio que los créditos a disponibilidad del ciudadano eran “costosos, altos e inaccesibles para muchas personas”.

De este modo, Afluenta, permite que personas que tengan unos ahorros a los que quieran dar beneficio pueden invertir entre 5.000 y 60.000 pesos en la plataforma, que ofrece créditos a otros particulares, los cuales pueden pedir préstamos de hasta por 60.000 pesos en plazos desde 12 hasta 48 cuotas fijas mensuales. El prestador recibe cada año unos intereses a la cantidad cedida.

¿Cómo asegurarse de que el dinero se va a recuperar? Para empezar, como explica country manager de la firma en México, Rebeca Azaola, se hace una prueba para conocer la situación económica de la persona que pide un préstamo y su situación laboral, para crear un perfil crediticio (aquellas personas que no sean aceptadas, Afluenta les explica por qué y qué deberían hacer para mejorar su perfil). De hecho, la compañía ya se ha reunido con el Buró de Crédito en México, para poder conocer mejor a sus usuarios.

Otro asunto que ha destacado Azaola es que el dinero de un inversor se reparte entre muchos de los usuarios que han pedido el préstamos, por lo que, si uno de ellos no pudiese devolver la cantidad recibida, la pérdida sería mínima para cada uno de los prestadores. De todos modos, recordó Alejandro Consentino que por la experiencia que esta plataforma tiene en Argentina y en Perú se puede afirmar que la tasa de morosidad es muy baja, ya que se conoce bien al usuario antes de que pida su préstamo. “hasta ahora ningún inversor ha perdido capital”, afirma el CEO.

La firma aterrizó hoy mismo en México y durante un periodo de 15 días recibirá inversores hasta comenzar a conceder los créditos. ¿Pueden invertir personas de otros países? La respuestas es un no. Esta plataforma quiere evitar ser un medio para lavar dinero y, por ello, solo opera con inversores que tengan sus cuentas bancarias en México, Perú o Argentina. En principio, los préstamos son dentro del mismo país, pero el objetivo es llegar un momento a poder unir inversores y prestamistas de estas tres naciones.

Fotogalería del encuentro de presentación de Afluenta:

ngg_shortcode_0_placeholder