10 claves de la economía naranja latina

 Alejandra Luzardo, Cofundadora de Demand Solutions y Estratega de Innovación, Economías Creativas y Emprendimiento del BID  o Banco Interamericano de Desarrollo, ha publicado un informe titulado ‘El Futuro de la Economía Naranja’ donde analiza fórmulas creativas que podrían a mejorar las vidas de los ciudadanos de América Latina y el Caribe.

economía naranja bid Explica la directiva que desde el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y en asociación con el Institute for the Future (IFTF), se propuesieron investigar en profundidad cómo los sectores creativos nos van a proveer esas innovaciones que podrían transformar las industrias más tradicionales, e incluso cómo éstas podrían modificar sus modelos y sus procesos para volverse más productivas e inclusivas.

El organismo se pregunta “¿qué pasaría si pudiéramos aprovechar este nuevo escenario para construir un ecosistema más favorable de comunidades creativas y mejorar vidas? ¿Cómo evolucionará este panorama a lo largo de los próximos diez años, a medida que los instrumentos de la producción creativa y el consumo se democraticen cada vez más? ¿Cómo podrían las comunidades de nuestra región modificar su manera de pensar y aprovechar la economía creativa y cultural para propiciar un desarrollo verdaderamente sostenible? ”

Para llevar a cabo el estudio, dice Luzardo que primer se identificaron los principales motores de cambio que configurarán la economía creativa y cultural en todo el mundo en la próxima década –Narrativas, Geografías, Tecnologías, Finanzas y Trabajo–, y luego, sobre esta base, se definieron 10 ámbitos de innovación en los que, si se toman las decisiones adecuadas, se podrá aprovechar esta nueva economía creativa y cultural del futuro para alcanzar un desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe:

1. Cooperativismo de plataformas: Las cooperativas de negocios y de empleo proporcionan la gestión, el apoyo administrativo y los servicios profesionales que los creativos autónomos necesitan para ganarse la vida.

2. Los artistas: Las comunidades se valen de las artes como un componente adicional esencial de la respuesta multidisciplinaria de emergencia ante los desastres naturales.

3. Empoderamiento de las mujeres en tecnología: Se alienta a las niñas, adolescentes y adultas a que consideren el diseño y el desarrollo de videojuegos como una industria amigable, y se las apoya para que formen parte de ella.

4. Culturas y tradiciones amplificadas: Las tecnologías emergentes, como la realidad virtual y la realidad aumentada, capturan los conocimientos tradicionales y comprometen a las nuevas generaciones en la producción creativa y cultural.

5. Nubes y mercados creativos regionales: Los nuevos mercados regionales de productos culturales ayudan a los creativos a construir un modo de vida y a los países a crear marcas, dinamizando el intercambio cultural y económico.

6. Financiamiento pro-creatividad: Los gobiernos fomentan una combinación de sistemas de financiamiento, canales de inversión y redes de protección social.

7. Inspiración en la naturaleza: El biomimetismo y la biología sintética se combinan para posibilitar un conjunto de productos y servicios innovadores –basados en la biología– que disminuyen el daño humano al medioambiente.

8. Autentificación mediante cadena de bloques (blockchain): Las tecnologías de libro mayor distribuido democratizan la propiedad intelectual y dan a los creativos la seguridad de que se los reconozca y se les pague por los productos que desarrollen.

9. Reparto del ingreso proveniente de las redes sociales: Las redes sociales atraen a los creadores de contenidos con modelos de reparto del ingreso, inaugurando nuevas fórmulas para que los creativos digitales puedan cobrar por su trabajo.

10. Cuantificación del impacto creativo: Las nuevas técnicas de recopilación y análisis de datos permiten hacer un mapeo de alta fidelidad de los beneficios de las ICC y brindan otra perspectiva acerca de cómo incrementar su valor.