Escucha a tu cliente para mejorar un producto

Mejorar un producto y convertirlo en un objeto de deseo en una industria en particular, sobre todo si se usa impresión 3D, puede ser sencillo si se escucha a los usuarios.

El pasado domingo 22 de abril, Eliud Kipchoge logró su tercera victoria en el maratón de Londres, tras haber participado en las últimas cuatro ediciones del mismo. Durante la competencia, fue utilizada por primera vez la tecnología Nike Flyprint, un tejido impreso completamente en 3D, resultado del desarrollo de distintos prototipos diseñados gracias a la retroalimentación aportada por Kipchoge.

unnamed

En septiembre de 2017, durante el maratón de Berlín, el corredor keniano, quien corrió la competencia más rápida de todos los tiempos: obtuvo el primer lugar a pesar de haber luchado contra la fuerte lluvia y humedad de 99 por ciento en el trayecto de 42.1 kilómetros.

Después de que los diseñadores de Nike hablaron con Kipchoge sobre el impacto que esas condiciones húmedas tuvieron en su desempeño, descubrieron que su calzado (el Nike Zoom Vaporfly Elite que se hizo famoso por primera vez durante el intento de Breaking2 de Nike) absorbió agua. No se evaporó, por lo que agregó peso. Obviamente, esto era algo que los diseñadores y Kipchoge no querían que ocurriera en futuras carreras. la meta era mejorar un producto.

Al considerar que el maratonista sentía que el calzado era realmente perfecto y que los Nike Vaporfly Elite y Nike Vaporfly 4% se convirtieron en los calzados más dominantes del circuito de maratones del 2017, los diseñadores decidieron mantener la manufactura y centrarse en encontrar una solución actualizando la parte superior.

Utilizaron una nueva aplicación de una parte superior 3D impresa por rendimiento con la que habían estado experimentando. Acuñaron Nike Flyprint y se lo mostraron a Kipchoge.

Resolver necesidades

El proceso de resolver expresamente las necesidades del corredor comenzó a principios de 2018. Los diseñadores iniciaron una fase de creación rápida de prototipos (donde atravesaron miles de posibilidades superiores antes de pulsar “imprimir” en distintas variaciones para cada prototipo, y escogieron la versión “D” para prueba).

Los diseñadores hicieron actualizaciones al calzado en cuestión de horas, y les llevó sólo nueve días llevar la siguiente ronda de muestras, la versión “E”, a Kenia (la mayor parte de este tiempo debido al envío). Poco después, Kipchoge probó y aprobó la siguiente versión, “F.” Fue entonces cuando dijo que estaba listo para usarlos en Londres y ganar.

Newsletter
Suscríbase a la newsletter semanal de Siliconweek