“La digitalización de procesos solo funciona si las empresas reestructuran su negocio”

gA o Grupo ASSA, empresa especializada en digitalización, presentó su estudio sobre el estado de la Digitalización en Argentina, en concreto y también en la región latinoamericana en general, analizando “los principales desafíos de las empresas argentinas para digitalizar su cadena productiva”.

gA  digitalización
Luis Galli, CEO NewSan; Emiliano Porciani, Head Digital Banking de Banco Galicia; Ricardo Fisch, Senior Global Architect en gA, y Raúl Katz y Diego Lozano, Managing Director de Argentina y Sales Operations Officer de gA en gA.

gA convocó a líderes del sector privado, público y académico para analizar la situación regional de la digitalización y entender la importancia del desafío con el informe titulado “La digitalización en América Latina: El camino hacia la competitividad” que convocó . El mismo se realizó en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat.

Raúl Katz, director de Digital Strategy en gA, explicó que,  según este estudio, en Argentina la mayor parte de la digitalización ha sido generada por la adopción del consumidor individual, mientras que la contribución de la tecnología digital a la productividad ha sido mínima.

De acuerdo con las palabras de Ktaz, “tenemos una debilidad relativa, mientras que la digitalización del consumo crece un 9% anual en el país, el nivel industrial muestra un retroceso respecto a otros países de América Latina” y es que “la adopción de tecnologías no genera un mejoramiento automático ni simultáneo en la productividad. Funciona sólo si las empresas reestructuran su negocio, cambian su organización, y atraen/retienen el talento”.

En el caso de Argentina, el nivel promedio de digitalización es de 46.41 puntos, pero en algunos sectores  como telecomunicaciones, transporte y logística (57.7), consumo masivo (51.9), salud y ciencia (63.1), presenta índices de digitalización por encima del promedio.

Sin embargo, dice el informe que en la región, el país está por debajo de los niveles de Chile (54.40) y Colombia (48.57). “Argentina debe apuntar a mejorar sus índices en manufactura y recursos naturales donde podría agregar valor y ser más competitivo en el mercado internacional”.

Como conclusión, se ha encontrado que las mejoras de productividad logradas por la digitalización en empresas de Argentina (y América Latina en general) son inferiores a las del hemisferio norte. Mientras que la digitalización de procesos productivos es fundamental para la competitividad, las compañías de la región están lejos de transformar las inversiones en aumentos de la productividad.