Transformación digital, pero con seguridad

Llevar a cabo una transformación digital en la empresa no es sencillo. Improvisar y subirte a la tendencia sólo por no quedarte fuera, es uno de los peores riesgos.

TDigital1

Según la consultora IDC, 33 por ciento de las compañías en países de la región como México piensan en la transformación digital como algo presente, que deben hacer, aunque a un nivel que llaman “explorador”. Esto es realizando el cambio de forma descoordinada y a nivel departamental, no involucrando a toda la compañía.

Otro 23 por ciento ya está llevando la transformación digital a un nivel corporativo. Sin embargo, aún no logran concretar una experiencia digital uniforme y los riesgos cibernéticos también se intensifican.

De acuerdo con la compañía de software Netscout Arbor, entre los peligros a los que se exponen las compañías que no realizan una transformación digital “ordenada”, se encuentran los ataques de denegación de servicio, mejor conocidos como DDoS, que pueden causar un impacto considerable en términos monetarios, de imagen, de continuidad, entre otros.

 

Orden o riesgo

Para Víctor González, Enterprise Account Manager de esta firma, la seguridad debe formar parte esencial de este cambio, ya que vuelve a las compañías más vulnerables a cualquier tipo de ataque que comprometa la integridad, confidencialidad y disponibilidad de la información.

Las organizaciones deben evitar los peligros que acompañan la transformación digital. Según datos de IDC, para 2021 se espera que al menos 40% del PIB de América Latina se digitalice y las ciberamenazas son uno de los factores de riesgo que pueden incidir negativamente en el éxito de este proceso.

“Para protegerse, Netscout Arbor da los siguientes consejos para que las organizaciones tomen en consideración los siguientes factores de riesgo asociados con la transformación digital: deben de gestionar los riesgos para tener resultados exitosos al llevar a cabo la digitalización.

“Además, involucrar a todas las áreas en las estrategias de TIC y de seguridad de la información. Si las compañías carecen de estos elementos no tendrá la capacidad para proteger los datos de sus propios activos, empleados y clientes”, agregó.