Conoce la biometría de comportamiento

Después de enfrentar amenazas que están en constante evolución, y reconocer a regañadientes que no son ajenos a los ciberataques, muchas organizaciones financieras están buscando expandir su arsenal de ciberseguridad con la biometría del comportamiento. Es por ello que para algunas empresas de tecnología, la seguridad en industrias como la banca, es una oportunidad de negocio.

Gelmato, una de las compañías que más a crecido en los últimos años en seguridad digital, dio a conocer las tendencias en materia de biometría del comportamiento, y como esta tecnología se está implementando en el mundo financiero.

Teclado

Para entenderlo mejor, la biometría es un sistema de reconocimiento de una persona en concreto, mediante la utilización de reconocimiento venoso del dedo, huella dactilar, reconocimiento facial o de iris, basado en las características físicas únicas.

Gracias al uso de desarrollos de identificación, también se puede dar un seguimiento al comportamiento de las personas, el cual puede analizarse para mejorar los temas de seguridad y experiencia de usuario.

La implementación de estas tecnologías ofrecen a los bancos de todo el mundo la oportunidad de ir un paso adelante de los criminales, que continúan evolucionando técnicas.

“Incluso, lo que es aún más notable, es que esto se hace en conjunción con un cambio significativo en la experiencia del cliente”, explica Pedro Lara, director de Marketing Business & Innovation de Gemalto en América Latina.

 

Datos sensibles

El manejo de los datos biométricos recopilados es un tema demasiado sensible para los bancos, ya que tienen que garantizar a sus clientes que su estrategia de seguridad es sólida y eficaz, y que difícilmente se verá comprometida.

La biometría del comportamiento es la respuesta a todas las compañías financieras, sin importar su tamaño, que buscan invertir en nuevas innovaciones para aumentar su seguridad, sin privar a los usuarios de la rapidez y eficiencia que les brindan servicios como la banca móvil.

“Hoy, gracias a la introducción de herramientas de algunos teléfonos inteligentes, la mayoría de los usuarios ya está familiarizado con el uso de datos biométricos para la autentificación, como la huella digital o el reconocimiento facial”, señala Lara.

Con estas bases, el directivo cree que se puede dar un paso adelante hacia las características únicas en cuanto a la forma en que una persona escribe sobre un teclado o mueve un mouse.

“Como su nombre sugiere, la biometría del comportamiento es un enfoque innovador de la autenticación del usuario, que se basa en la creación de un perfil único para cada cliente”, explica Lara.

En la actualidad, el avance de la Inteligencia Artificial permite distinguir entre clientes legítimos y estafadores de manera más eficiente. Al identificar patrones como la manera en que cada uno toca las teclas en un celular o una tablet, o la manera en la que cada individuo usa un mouse.

Las tarjetas de pago biométrico introducidas por Gelmato es una forma de reforzar la seguridad de los propietarios, pues con simplemente tocar un sensor de huellas dactilares, se confirma la identidad del cliente.

Esa imagen es comparada con la almacenada de manera segura en el chip de la tarjeta, pero nunca sale de la misma. Además los datos de cada individuo se mantienen seguros sin riesgo de que las huellas dactilares sean interceptadas o se produzca cualquier otra interferencia en el proceso.

Estas son algunas opciones que ya se encuentran en el mercado, y que constituyen hasta ahora lo más moderno en temas de ciberseguridad.

Newsletter
Suscríbase a la newsletter semanal de Siliconweek