¿Cómo ganar agilidad en un entorno tan desafiante?

Píldora roja o píldora azul ¿Qué elegirías? Cuando Morfeo se acercó a Neo (en Matrix) contándole historias inquietantes del mundo que los rodeaba le dio la posibilidad de elegir: despertar de su existencia simulada o continuar igual.  Parece simple pero es incluso más profundo: ¿conocer y aceptar una verdad inquietante que cambia el curso de su vida o mantener el status quo y tratar de sostener una vida que sabe que no existe? Seguro todos saben qué eligió… Este pequeño fragmento de la película lanzada en 1999 me lleva a pensar en el cambio ¿Lo abrazamos o lo resistimos? ¿O una mezcla de ambos?

En los últimos años los cambios en nuestra vida y en los negocios fueron sustanciales. De hecho, algunos dicen que vivimos en un mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Este mundo se caracteriza por la poca estabilidad y los cambios constantes, esa sensación de que cuando todo empieza a “normalizarse” surge algo nuevo que nos lleva a tener que adaptarnos otra vez. La incertidumbre también se hace presente, pareciera que no tenemos del todo claro hacia dónde va el futuro, cuando años atrás se hablaba de “predecir” situaciones, posibilidades de negocio, tendencias del mercado, entre otras. La complejidad es otra de sus características y está relacionada a esas formas de hacer las cosas que quedaron obsoletas y que a veces no queremos dejar ir, pero también a incorporar procesos y modelos nuevos. Por último, la ambigüedad dada por la volatilidad, la incertidumbre y la complejidad que hace que interpretar una situación o comprender el contexto sea un desafío.

En este mundo se llevan adelante los negocios hoy y se toman decisiones. Un mundo donde la forma en la que se trabaja cambió junto con las expectativas de los empleados en cuanto a cómo quieren trabajar; los clientes también tienen expectativas y necesidades diferentes porque también la forma de llevar adelante los negocios cambió, incluso hemos visto surgir nuevos modelos de negocios y canales de venta. En este escenario, la solución es la agilidad; esa  capacidad de responder de forma rápida a los cambios, de estar preparados para adaptar el rumbo y en este punto la tecnología tiene mucho que aportar. Por eso les comparto otro VICA:

Virtualización: ¿Cómo deben entregarse los servicios de TI hoy? Para modernizar la infraestructura y maximizar la eficiencia, las empresas pueden entregar escritorios como servicio (DaaS) o actualizar las implementaciones de infraestructura de escritorio virtual (VDI) en las instalaciones. Esto permite que los colaboradores trabajen de forma segura y le da a la empresa la posibilidad de crear espacios de trabajo híbridos en minutos y de incrementarlos o disminuirlos según lo requieran las necesidades del negocio.

Inteligencia: Tecnologías como machine learning permiten aprender cómo trabaja cada empleado y ayudarlos a organizarse, a encontrar toda la información y herramientas que necesitan para trabajar y, a su vez, guiarlos a través de sus prioridades. También permiten monitorear la experiencia de usuario y mejorarla. En el ámbito de seguridad, permite identificar comportamientos habituales de aquellos anómalos (seguridad contextual) pudiendo anticipar posibles amenazas.

Cloud: La nube es la aliada indiscutida para las empresas que busquen agilidad y flexibilidad. La nube le permite a las empresas disminuir su dependencia de los centros de datos (modelo basado en Capex) y ganar una mayor velocidad, escalabilidad y flexibilidad (modelo basado en Opex), en sintonía con las nuevas necesidades de los negocios.

Automatización: La automatización permite ahorrar tiempo y simplificar los procesos de múltiples departamentos.  Al automatizar tareas simples y repetitivas, los colaboradores pueden enfocarse en cuestiones más estratégicas.

Estos 4 aspectos tecnológicos contribuyen a que las empresas puedan reaccionar de forma más rápida y más eficiente ante el cambio; porque sabemos que en los tiempos que corren no saber adaptarse puede ser el mayor peligro. Y para poder ganar ventaja la clave está en poder reconocer y aceptar que el cambio llegó. Por eso, yo elegiría la píldora roja, mejor ver las cosas como son.