Emprender en Argentina: una guía a la situación

Empresas

De la mano de emprendedores de dos startups argentinas, analizamos la situación del país para abrir una nueva empresa, las oportunidades y los obstáculos.

1. El panorama argentino para emprender

2. Mirando el lado positivo: estudiar en Argentina

3. ¿Y qué hay del apoyo a startups?

4. Emprender no es tan fácil

El panorama argentino para emprender

Según los estudios oficiales, Argentina no se presenta como uno de los más fáciles países en los que emprender un nuevo negocio. Aún así, y a pesar de la situación económica, en la práctica, las personas con buenas ideas sí consideran que aún hay muchos huecos en el mercado que se pueden cubrir, tanto en este país como en las naciones vecinas, y deciden llevar a cabo estas ideas.

argentina-tecnologiaUno de los últimos estudios al respecto, presentado por el Banco Mundial en su llamado informe Doing Business 2014, asegura que crear una empresa en Argentina conlleva la necesidad de realizar 14 trámites y procedimientos y un promedio de 25 días dedicados exclusivamente a llevar un emprendimiento a la práctica, muchos más trámites que otros países. El informe señala también que se necesita en Argentina un 20% del ingreso per cápita como inversión. Esto, junto a otras variables cuantificadas, le valió el puesto número 126 en el ranking global en el año 2013.

Además de esto, otro estudio presentado por Global Entrepreneurship Monitor (GEM, por sus siglas en inglés) en 2013, concluye que en Argentina, la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA), que mide a las empresas nacientes de tres a 42 meses, disminuyó a 15,9% de la población adulta, de entre 18 y 64 años, frente al 19% de 2012 y al 21% que se registró en 2011. “De acuerdo con Andy Freire, fundador de la firma de productos para oficina, OfficeNet, en el marco de Experiencia Endeavor Argentina, lo que hace falta entre los argentinos es “mejorar la capacidad de emprender”.

Al mismo tiempo, mientras el panorama no parece ser ahora mismo el más fácil, no es raro conocer a personas en este país emergente con buenas ideas, capaces de reconocer donde hay una oportunidad de negocio y convencidos de que con esfuerzo todo se consigue. También en el sector de la tecnología. Y, de hecho, dice Walter E. Juárez, un joven del norte del país que ha creado su propia aplicación móvil, Tengrofree.com, que Argentina es óptimo para emprender: “no solo Argentina, sino latinoamerica. Hay mucha tela para cortar, por donde se mire”.

También los creadores de la empresa Kleer, dedicada al coaching, nacida en Argentina y ya presente en varios países de la región, son positivos con la situación. Martín Alaimo afirma que “creemos que Argentina fue y sigue siendo un buen lugar para emprender. Año a año, tanto desde organismos gubernamentales como desde diferentes ONGs y comunidades, se nota un crecimiento del sector y de la importancia que se le da al emprendimiento”. ¿Por qué Kleer eligió Argentina para emprender? “Nosotros nunca hemos tomado la decisión explícita de comenzar nuestro emprendimiento en Argentina, simplemente se dió de esa manera porque es el lugar donde la mayoría de los primeros socios vivimos”, explica Alaimo.

Por su parte, su compañero Carlos Peix dice que aunque “hay dificultades coyunturales para la gestión de importación de servicios o bienes, no es lo mismo para la exportación”, por lo que considera un buen país para emprender y cree que en los problemas “se resolverán en algún momento”. De hecho, Kleer ya se ha exportado a diversos mercados de América Latina y también en Europa, a través de “nuestros socios regionales, quienes constituyen células operativas de características muy similares y comunicación abierta y constante entre sí.”.

Mirando el lado positivo: estudiar en Argentina

Dejando de lado los ya mencionados y negativos estudios de mercado, y la situación económica que en la actualidad vive este país marcado por la inflación, hay ciertos aspectos que hacen de Argentina un lugar muy positivo para la creación de talentos y, al mismo tiempo, la apertura de nuevos negocios en el sector TIC.

sol argentinaNo hay que olvidar que hasta hace pocos años, Argentina era uno de los países más prósperos de la región y si hay algo de lo que muchos jóvenes del país están orgullosos es de contar con una universidad pública de calidad y realmente gratuita para todos. Hay que tener en cuenta que en América Latina, muchos de los países cuentan con pocos servicios en cuanto a educación pública, y son las universidades privadas las que privan, lo que lleva a que muy poco porcentaje de la población puede acceder a una formación. Mientras tanto, en Argentina, la universidad es más accesible a distintos estratos y por ello, capaz de formar a más personas de diversos recursos económicos.

De hecho, el mismo Walter, E. Juárez, creador de TengoFree, una “plataforma móvil y web para obtener entradas gratis o con descuento a boliches y eventos”, que explica que el hecho de que la universidad sea pública y gratuita, “favoreció directamente a mi formación profesional, ya que no solamente es gratuita sino que como el país necesita ingenieros, lanzó un programa de incentivos o becas para que los jóvenes siguieran algunas carreras especificas, hace ya algunos años. Este programa se llama PBNU, yo estaba en uno que se llamaba PNBTICS”. Y añade que “no todas las carreras participaban de este programa, pero entre las que si, estaba la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información, de la cual me gradué”.

Este tipo de becas, explica el joven emprendedor, también motivan a los estudiantes a mantener buenas calificaciones, puesto que esto, si esto sucede, se puede aumentar el monto de la beca. Y Juárez, que nació en la provincia de Tucumán, al norte de Argentina, supo aprovechar bien la oportunidad de las becas y se fue a Alemania a completar su formación durante dos años, donde consiguió trabajo por una temporada para continuar mejorando su conocimiento en ingeniería.

Walter E. Juárez, que no se queda de brazos cruzados, dice que otra opción que vio para poder moverse y aprender en diferentes lugares del mundo fueron los llamados ‘pappers científicos’, ensayos que escribió con un tutor de la universidad y que le llevó a participar en congresos celebrados en diferentes ciudades de América Latina.

¿Y qué hay del apoyo a startups?

Uno de los principales obstáculos que los estudios mencionados al comienzo de este artículo es la gran inversión que los emprendedores deben hacer para abrir un nuevo negocio y que ha de salir de su bolsillo.

inversor angel emprendedor xcalaMartín Alaimo, uno de los creadores de Kleer, empresa de servicios profesionales creada por argentinos en el año 2010, explica su equipo no recibió ninguna ayuda pública para la creación de Kleer, pero que no salió a buscarla. Y su compañero Carlos Peix explica que no descartan acudir a alguna de las ayudas existentes en Argentina en el futuro, para una ampliación de su negocio o para crecer con nuevas ideas.

De hecho, Alaimo considera que “en Argentina hay apoyo a la creación de Startups tanto por parte de organismos como de comunidades dedicadas. El apoyo que nosotros hemos visto a Startups amigas, está muy presente en las etapas de gestación, desarrollo del modelo de negocios y creación”.

A pesar de esto, también hace una pequeña crítica y es que uno de los líderes de Kleer considera que “todavía hay mucho para trabajar para lograr un apoyo significativo a las startups que están en etapas de aceleración o expansión, donde principalmente enfrentan los mayores desafíos”.

Por su parte, tanto Water E. Juárez como su equipo sí que recurrieron a ayudas externas, para dar apoyo a su propia inversión personal: “en el lanzamiento de TengoFree en Marzo del 2014 tuvimos un primer inversor privado y de un amigo que decidió formar parte del equipo, y nos apoyó económicamente” y, añade, “ahora más recientemente se sumo Pedro Omodeo, Presidente de la Federacion Economica de Tucuman y empresario, mientras Microsoft nos apoyo recientemente, brindandonos la posibilidad de tener servidores gratis, con un plan bonificado muy asequible” y otras ayudas que Juárez espefica en su blog para ayudar a otras personas que busquen emprender.

En Argentina hay una lista de instituciones preparadas para ayudar al emprendedor a concretar su proyecto y pasar de la idea a la acción. Por ejemplo:

– Entre instituciones públicas encontramos: Buenos Aires Emprende; Centro Metropolitano de Diseño del Ministerio de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; IncuBA y Baitec del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; Consultorio de Orientación al Emprendedor, YABT TIC Americas, entre otros.
– En instituciones privadas tenemos: Endeavor Argentina; NXTP Labs; Wayra; Desafío Joven; Bairexport; Emprear o INICIA.
– También hay instituciones académicas como: Cátedra de EmprendING; Centro Entrepreneurship IAE; Programa ProEmprendedores de la Universidad de San Andrés; Di Tella Entrepreneurship Network (DEN); Centro de Emprendedores del ITBA y Centro de Desarrollo para Emprendedores y Exportadores de la Universidad de Palermo.

Emprender no es tan fácil

Aunque ahora nos cuentan la experiencia un grupo de emprendedores muy satisfechos con los resultados que sus negocios están generando, emprender no es siempre un ‘camino de rosas’.

De hecho, las típicas frases motivacionales dedicadas a animar a esas personas que quieren hacer algo nuevo, siempre recuerdan que el éxito se consigue con esfuerzo, con mucho trabajo y levantándose tras una caída.

El mismo Martínl Alaimo explica que en el comienzo de la apertura de Kleer, tanto él como sus compañeros vivieron “meses de muchas incertidumbres, riesgos y temores”, aunque, continúa, “todos minimizados por las ganas y el entusiasmo del emprendimiento”.

Por su parte, uno de los creadores de la aplicación Tengofree dice que esta idea no es más que uno más de muchos proyectos desarrollados, persiguiendo su sueño desde hace muchos años de “desarrollar algo propio”. El mismo Walter E. Juárez, explica que por problemas de coincidencia de fechas y lugar, y desorganización por parte de un programa de becas de  universidad, no pudo presentarse a la última convocatoria para obtener una nueva ayuda para estudiar otro máster en Alemania. Dice que en “ese momento, todos los planes de los dos años anteriores, se cayeron”.

Y añade que “ese fue uno de los periodos mas difíciles, ya que intenté buscar trabajo, pero cada vez que iba a una entrevista, sentía que me estaba matando a mí mismo, ya que yo sabía que quería emprender algo propio”. En ese periodo, decidió Juárez reunir a su equipo de trabajo de la universidad para plantear juntos ideas y entre ellas surgió la de Tengofree. Dice: “eso fue en julio de 2013, y en Agosto comenzamos a desarrollarla formalmente. Y estuvimos online en 10 de marzo de 2014”. Dice que su equipo “lo es todo”, y que juntos comparten “muchos sueños, expectativas, miedos, incertidumbre, y también mucha pasión y talento”.

La frase motivacional de Walter para motivarse en su tarea de hacer crecer su empresa es : “un hombre no debe escribir la vida que le toco vivir, sino que debe vivir la vida que quiere escribir”. 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor