Venta de celulares falsos: por qué son un peligro

CloudMovilidad

Los celulares falsos que se venden en el mercado negro perjudican a la economía global, utilizan materiales más nocivos que los teléfonos originales y tienen peor calidad, según un estudio.

La venta en el mercado negro de teléfonos celulares falsificados y de baja calidad, que los conocedores del mercado denominan como ‘sub-standard’, llegan a causa pérdidas de hasta 6.000 millones de dólares anuales por año a la economía mundial, como publica un nuevo estudio global llevado a cabo por el Mobile Manufacturers Forum (MMF).

Según el estudio, se estima que en 2013 se vendieron cerca de 148 millones de dispositivos móviles falsificados o de baja calidad en sitios minoristas visibles, y muchos más en tiendas minoristas no oficiales, sitios de subastas online y en los mercados negros locales, como señala señala Michael Milligan, secretario general del MMF. En América Latina, esta venta de terminales ‘sub-standard’ está muy extendida.

“Si consideramos que estos dispositivos se venden al consumidor final a un precio promedio mundial de 45 dólares estadounideses, nuestra estimación calcula que se crearon unos 6.000 millones en ventas ilegales, lo que representa una pérdida financiera masiva para los gobiernos y para el sector de telefonía celular, como aclara Milligan.

Los teléfonos móviles son uno de los productos más pirateados del mundo, pero dicen los expertos que el problema para erradicar esto estriba en la falta de conciencia de los impactos negativos que estos dispositivos tienen en los consumidores y las redes móviles.

“Los teléfonos falsificados son producidos con materiales más baratos y de calidad inferior, que contienen niveles peligrosos de materiales pesados, como plomo, y productos químicos, que aparecen en concentraciones hasta 40 veces mayores que los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adoptados por la industria”, dice Aderbal Bonturi Pereira, director del MMF para América Latina. Además, añade el estudio que los teléfonos falsificados ejecutan sistemas operativos de menor calidad. Existen innumerables casos de aplicaciones fraudulentas que recopilan y transmiten datos confidenciales personales del usuario.

Según Aderbal, “estos dispositivos del mercado negro, además de ser fabricados y vendidos con materiales y aplicaciones de calidad inferior a la exigida por las autoridades reguladoras gubernamentales, no son probados ni homologados conforme a las normas internacionales adoptadas. Por ese motivo, su desempeño en las redes de las compañías operadoras perjudica la calidad y causa frecuentes interrupciones de llamadas y fallas en el acceso a las redes. Ello implica también la degradación del desempeño de la red móvil para todos los usuarios, con el consiguiente deterioro de la cobertura, calidad de llamada y velocidad de Internet móvil”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor