Toshiba deja de vender TVs en Latinoamérica, menos en México y Brasil

CloudEmpresas

Viendo como la popularidad de sus televisores cae, Toshiba ha decidido cerrar dos de sus tres fábricas y frenar la venta de estos dispositivos en América Latina.

Toshiba ha anunciado que dejará de vender televisores en los países de América Latina y que sólo continuará en los mercados de México y Brasil. La firma japonesa anunció su intención de dar prioridad a los mercados emergentes, sobre todo en las regiones de Asia, Oriente Medio y África.

Toshiba no está pasando por su mejor momento económico, teniendo en cuenta que las ventas de sus televisores han disminuido considerablemente en los mercados desarrollados de América del Norte y de Europa, afectados por la crisis económica y de consumo.

Toshiba logoEste cambio en su estrategia del mercado de televisores supondrá el despido de la mitad de los trabajadores de su división dedicada a la fabricación de TV y el cese de la producción de dos de las tres fábricas que Toshiba tienen instaladas fuera de Japón (tiene una en Indonesia, otra en China y otra en Polonia, pero no se ha especificado cuál de ellas echará el cierre aunque se cre que la de Indonesia podría ser la que mantenga su actividad), antes de que finalice este año fiscal.

Tras frenar las ventas de televisores en la mayoría de los mercados latinoamericanos y con el resto de medidas anunciadas, Toshiba pretende crear ganancia en su negocio en el segundo semestre de este año en curso.

En el mes de marzo de 2012, la firma nipona ya había cesado la producción de sus televisores en Japón, su país de origen.

LOs fabricantes japoneses de ordenadores, entre los que se encuentra Toshiba, van perdiendo desde hace tiempo mercado en favor de Samsung, la compañía coreana que va aumentando considerablemente su cuota de mercado y su popularidad entre los usuarios.

A finales de 2012, la Comisión Europea declaraba culpables a varios fabricantes nipones, LG Electronics, Philips, Samsung SDI, Toshiba, Panasonic y su subsidiaria MTPD, y Technicolor (anteriormente conocida como Thomson), de haber pactado su desempeño en el mercado de la televisión entre los años 1996 y 2006. A lo largo de todo este tiempo “pactaron precios, compartieron mercados, se asignaron clientes entre sí y restringieron su producción” en perjuicio de los consumidores “en todo el mundo”, como publicaba SiliconWeek.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor