SID 2013: 20 consejos para un Internet seguro

CloudSeguridad

Avira alerta de los principales focos de infección y riesgos en la Red, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Internet Segura.

Hoy martes 5 de febrero se celebra el Día Internacional de la Internet Segura o SID 2013, promovido por la Comisión Europea y organizado por la Red Europea por una Internet Segura (INSAFE), que como bien indica su nombre tiene por objetivo promover un uso responsable de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Otras de sus finalidades son paliar la infame brecha digital entre países y generaciones de internautas, promover el diálogo entre los diferentes sectores implicados y proteger a jóvenes y menores de edad.

Con este motivo, la compañía de seguridad Avira ha publicado una guía práctica con 20 consejos para un 2013 sin problemas ni quebraderos de cabeza en materia de protección cibernética, donde destacan el papel de las redes sociales, la popularidad de los smartphones y la importancia de elegir una buena contraseña.

Y es que los propietarios de los modernos dispositivos conectados deben concienciarse y mantener “unos hábitos seguros con los que evitar los virus más maliciosos y las estafas más comunes en la red”, comentan desde la compañía.

En primer lugar, se debe tener especial cuidado a la hora de abrir archivos adjuntos enviados por correo electrónico, escaneando todos los e-mails que parezcan sospechosos o hayan sido remitidos por personas desconocidas. Además, como práctica general, no se debe responder a correos automáticos no solicitados ni hacer clic en el link incluido en el cuerpo del mensaje para darse de baja de una supuesta subscripción. “Esto le avisa al spammer de que el correo ha sido abierto y leído, lo cual te convierte en un blanco más fácil en el futuro”, explican los expertos.

También en relación a lo mensajes por correo, se advierte del peligro de abrir enlances con solicitudes sospechosas, de comprar productos o servicios anunciados a través de spam o de responder a mensajes que soliciten datos confidenciales. Simplemente se debe eliminar el correo de la bandeja de entrada y recordar que, por ejemplo, entidades como un banco no tienen por práctica enviar e-mails reclamando información personal a sus clientes.

Para mantener los ataques de ciberdelincuencia a raya es importante crear contraseñas complejas que no puedan ser adivinadas fácilmente y que sean diferentes para cada cuenta. Y nunca, nunca, guardar una clave de acceso a sitios web en ordenadores de terceros. En caso de que se esté usando un ordenador propio, el dueño debe asegurarse de protegerlo cada vez que se aleja de él para que nadie más tenga acceso a sus archivos.

La misma recomendación se aplica a los omnipresentes smartphones, que “son básicamente ordenadores pequeños, con capacidad similar de conectividad, memoria y almacenamiento de información personal” y se pueden configurar en modo de auto-bloqueo automático después de un minuto. Esto deriva en un duodécimo consejo: “úsalos sabiamente”.

El resto de recomendaciones se refieren a no instalar cada programa ofrecido de manera gratuita, ya que muchas veces representan únicamente un transporte encubierto de malware; emplear soluciones antivirus; no conectar al ordenador cualquier dispositivo USB, tarjeta de memoria, SD o disco extraíble, que aparezca al alcance sin escanearlo primero; saber que los anuncios sobre visitantes número un millón son falsos, por lo que nunca se gana nada pinchando en ellos, y que los mensajes sobre gente “echándote de menos” en redes sociales son spam y deben borrarse; y también hay sitio para unas cuantas pautas sobre la dualidad Internet-privacidad.

Independientemente del tamaño del círculo de amigos online que tenga un usuario, y por pequeño que éste sea, no se deben publicar fotos inapropiadas en plataformas tipo Facebook ya que eventualmente pueden acabar compartidas con personas que no deberían verlas, bien sean familiares, compañeros de trabajo o el mismísimo jefe. “Nunca te saques fotos desnudo, incluso si sales bien en ellas”, añaden desde Avira. “Una vez estas fotos dejen tu ordenador o smartphone, será muy difícil recuperarlas completamente, y pueden regresar a ti y perseguirte en el futuro”.

Y es que Internet no olvida. En la Red de redes hay mucho espacio de almacenamiento para guardar imágenes y documentos que podrían aparecer en el momento menos esperado. Incluso después de borrar la fuente original, hay una gran posibilidad de que el contenido haya sido copiado y guardado en algún otro lugar.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor