¿Qué piden los gigantes tecnológicos a los Reyes Magos?

CloudDatacenterEmpresasInnovación

A pesar de la crisis económica que afecta a consumidores y creadores, 2013 podría ser un gran año para las compañías de TI. ¿Cuáles son sus deseos más ansiados?

El 25 de diciembre ya es historia. Papá Noel surcó el cielo con su trineo y dejó a su paso un registro histórico de activaciones tanto para dispositivos móviles Android como iOS. De las 6,8 activaciones acumuladas durante el día de Navidad de 2011 se ha pasado este año a algo más de 17,4 millones, una cifra que es deudora de la enorme cantidad de tabletas que se regalan en las vacaciones. Especialmente iPads, iPads Mini y el modelo Kindle Fire HD con pantalla de 7 pulgadas, los tres regalos más solicitados en diciembre. Pero lo mejor está todavía por llegar, los grandes deseos aún no se han formulado. Este domingo es 6 de enero y los Reyes Magos aliviarán sus alforjas cumpliendo los caprichos de los más pequeños. ¿Y los gigantes tecnológicos? ¿Qué pedirán ellos al 2013?

Google, Apple y Microsoft, duelo de titanes

Google lo tiene claro. El negocio del software es tremendamente rentable y, con Android marcando distancias día a día frente a la competencia móvil, Larry Page y Sergey Brin quieren repetir éxitos en el ecosistema de la ofimática empresarial. Y así lo ha formulado por boca de uno de sus vicepresidentes, Amit Singh: “Nuestro objetivo es llegar al 90% de los usuarios que no necesitan tener las características más avanzadas de Office”, sobre todo en estos tiempos de Social Media, cloud computing y consumerización en el que las compañías están acelerando la modernización de sus infraestructuras de comunicación y colaboración. Esto significa desprenderse de la etiqueta publicitaria con la mejora de herramientas como Google Apps, Google Docs y Google Drive. Aunque también hay algún que otro proyecto en la recámara de los de Mountain View gracias al que podrían crecer más allá de los confines de Internet, caso de las Google Glass. Estas gafas de realidad aumentada que permiten tomar fotografías, responder a mensajes, organizar videochats y obtener direcciones, entre otras maravillas, estarán disponibles para desarrolladores en 2013. Y para el gran público… ¿a finales de año?

Hablando de obtener direcciones, Apple seguro que ha pedido a los Reyes que sus usuarios dejen de extraviarse cuando utilizan sus Mapas. El lanzamiento de la propia (e imprecisa) aplicación cartográfica de la firma de la manzana mordida ha sido uno de los fiascos más sonados de 2012. La ristra de burlas y críticas acumuladas tras su estreno derivaron en las disculpas públicas de Tim Cook y en la salida posterior de Richard Williamson, máximo responsable del proyecto, de una plantilla acostumbrada a triunfar. Durante las últimas semanas también se ha firmado la carta de despido de Scott Forstall, vicepresidente de software móvil. En Cupertino han contactado con expertos externos de TomTom y Foursquare, y han emprendido una caza de talento para subsanar los errores de su tecnología, aunque Google Maps ya ha aprovechado la confusión para regresar a iOS y convertirse en una de las apps más descargadas de la App Store. Al igual que su máximo rival, el fabricante de iPhone, iPad y iPod Touch también guarda sorpresas bajo la manga para el nuevo año como la tan esperada Apple TV y el más recientemente rumoreado iWatch.

Otro de los grandes, Microsoft, tiene puestas enormes esperanzas en el año que está a punto de comenzar. En su caso dichas esperanzas se bifurcan en las ramas de Windows 8 y Windows Phone 8, dos sistemas operativos que han visto la luz durante los últimos compases de 2012 pero que todavía tienen que demostrar su valía. La mayor presión recae en el primero, compatible tanto con los tradicionales PC como con las modernas tabletas, ya que sus bondades no están calando entre los consumidores con el furor que se preveía. Los de Redmond, que vienen de sufrir la baja de Steven Sinofsky, apuntan a la falta de inversión por parte de sus socios de fabricación y los analistas van más allá, recordando los exigentes requisitos a nivel de pantalla y el salto revolucionario en materia de interfaz, que pueden asustar a algunos y a otros recordarles al malogrado Windows Vista. Su baza en este sentido podría ser el tablet PC Surface Pro con arquitectura Intel de tercera generación, soporte de aplicaciones legadas, teclado opcional y hasta 128 GB de almacenamiento, con posibilidad de realizar tareas más cercanas a un ordenador funcional de los pies a la cabeza que el actual modelo con chip de ARM Holdings.

La preciada corona móvil

Mientras tanto, Windows Phone 8 está dando ciertos quebraderos de cabeza a los propietarios de terminales HTC y Nokia, entre los que se encuentran la poca duración de la batería, reinicios aleatorios y la congelación del sistema. Superar estos baches será fundamental para el constructor finlandés que, desde que firmó su alianza con Microsoft se ha dedicado a dar pasos de cangrejo: ha cedido la corona de la telefonía móvil y sigue reportando pérdidas tras pérdidas en sus informes financieros. De hecho, a lo largo del último trimestre sólo ha vendido 2,9 millones de Lumia frente a los 4 millones colocados tres meses antes. De igual modo, Research In Motion despide 2012 con 114 millones de dólares en pérdidas netas. Las ventas de teléfonos BlackBerry han caído un 51% sobre una base anual y el número de suscripciones se limita ya a 79 millones de usuarios. En el cuarto finalizado en diciembre ha distribuido un total de 6,9 millones de smartphones, una cifra mucho menor a la prevista. Por eso, seguro que Nokia y RIM han escrito juntas la carta a Melchor, Gaspar y Baltasar implorando el revulsivo de su propia tableta Windows RT y la llegada definitiva de BlackBerry 10, respectivamente.

También en lo móvil se concentran las expectativas de un gigante con pies de barro: Intel. La empresa de Santa Clara se ha batido en duelo este año en el mercado smartphone blandiendo su propuesta “Medfield”, presente en celulares como Lenovo K800, Orange San Diego, Lava XOLO X900, MegaFon Mint, ZTE Grand X IN y Motorola RAZR. Pero su amplia experiencia en otros segmentos, y la buena voluntad, no han sido suficientes. Las propuestas de contendientes como Qualcomm, que modela sus procesadores sobre diseños de la británica ARM Holdings, le están comiendo la tostada. Tanto es así que el responsable de los chips Snapdragon ha conseguido subir tres puestos en el ranking de fabricantes respecto a la clasificación del año anterior, mientras que Intel ha recortado un 2,7% sus ingresos. Con el lema de “si no puedes con tus enemigos, únete a ellos” como guía, sus ingenieros ya están trabajando en una nueva arquitectura en base a las directrices de ARM. Con suerte será más pequeña, más barata y más eficiente energéticamente.

[Página 2]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor