Microsoft, en busca del primer datacenter autosuficiente y con cero emisiones de CO2

CloudDatacenter

Abastecido por biogás generado a partir de aguas residuales, el centro de datos de Microsoft no se conectará a la red eléctrica. “Convertirá basura en datos”, clama la compañía.

Microsoft lleva tiempo estudiando distintas técnicas que le permitan construir centros de datos más eficientes en términos energéticos y parece que ha dado con la fórmula para conseguir infraestructuras completamente autosuficientes.

El concepto fue denominado Planta de Datos (Data Plant) y se basa en la utilización de biogás generado en plantas de tratamiento de aguas residuales. A su vez, este combustible ecológico sirve para generar energía a través de las llamadas Pilas de combustible (Fuel Cell). Al situar estas dos instalaciones junto al centro de datos será posible abastecer de electricidad todas las instalaciones sin que sea necesario conectarlas a ninguna red eléctrica externa, tal y como señala Microsoft. Y tal vez lo más importante de todo, durante el proceso no se genera CO2, por lo que la huella de carbono es cero.

fuel cell
Las Pilas de combustible (Fuel Cell) prácticamente no generan CO2 y son mucho más eficientes que cualquier otro método de generación de energía

Microsoft tiene previsto construir este centro de datos en la ciudad de Wyoming, Estados Unidos. Actualmente se encuentra en una fase muy inicial, pero el gigante del software tiene muchas esperanzas de que sirva como base para una nueva generación de instalaciones totalmente sostenibles.

“Las plantas de tratamiento de aguas residuales se emparejan muy bien con los centros de datos porque ambas están en funcionamiento las 24 horas del día, siempre existe actividad”, explica Josh Henretig, uno de los responsables del proyecto en Microsoft. “Estas instalaciones tienen el potencial de cambiar la forma en la que la industria soporta la nube, dándonos más flexibilidad a la hora de seleccionar los lugares en los que construir centros de datos independientes de la red eléctrica”, finaliza Henretig.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor