Las supercomputadoras se apuntan a la refrigeración geotérmica

CloudDatacenterSoftware

La intención de CSIRO es extraer agua de un acuífero situado a 100 metros de profundidad para enfriar su nuevo superordenador y, a continuación, devolverla sin pérdida neta.

CSIRO (siglas de Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation, el organismo gubernamental autraliano para la investigación científica) se ha decantado por una alternativa totalmente inusual a la hora de refrigerar su nueva supercomputadora: la geotérmica.

Aunque su idea inicial era utilizar el calor procedente de una serie de acuíferos a 3 kilómetros bajo el suelo para alimentar su batallón de refrigeradores y tras dos años de investigaciones, la organización ha decidido optar por una profundidad de tan sólo 100 metros.

Para hacer efectiva la refrigeración, extraerá agua de un acuífero en un intercambiador de calor para enfriar el equipo y, a continuación, la devolverá sin pérdida neta de agua subterránea.

Al menos ése es el plan. De momento, CSIR necesita concluir el ensamblaje de las seis antenas de ASAKAP (Australian Square Kilometre Array Pathfinder), el radiotelescopio para el que se está construyendo toda esta tecnología, y ultimar las capacidades de control remoto de sus sedes, tal y como informa The Register.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor