IBM empaqueta 10.000 transistores de nanotubos en un único chip

CloudEmpresasI+DInnovación

El último logro de la compañía en su investigación sobre nanotubos de carbono sitúa a esta tecnología un paso más cerca de su comercialización.

Poco a poco, IBM va dando pequeños pasos de gigante en una de sus investigaciones sobre nanotecnología más interesantes, la que atañe la sustitución de los microprocesadores de silicio por los nanotubos de carbono.

Si en enero anunciaba la producción del transistor más pequeño jamás fabricado, basado en tan sólo 9 nanómetros, ahora ha presentado un chip de computación compuesto por más de 10.000 transistores o 100 veces más denso que intentos anteriores.

Es cierto que las diferencias con los miles de millones de componentes contenidos en los procesadores actuales todavía son notables, pero este avance en las técnicas de producción suponen un garante de la viabilidad de la nueva tecnología a escala comercial.

Y también implican una evolución frenética respecto a las pautas marcadas por la famosa Ley de Moore, que establece que el número de transistores de un chip se duplica cada 18 meses.

¿Qué ofrecen los nanotubos de carbono frente al tradicional silicio? Mayor conductividad de la electricidad y escalas más reducidas, además de una forma cilíndrica rodeada por átomos de carbono que es perfecta para actuar como transistor. Y, a partir de ahora, un método viable y más o menos económico para su fabricación, ya que IBM ha conseguido reproducir su última pieza siguiendo técnicas de producción de semiconductores estándares.

Eso implica que, en caso de calar entre la industria, los fabricantes no tendrían que invertir grandes cantidades de dinero en modernizar sus máquinas, sino que podrían seguir utilizando las actuales sin mayores problemas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor