Cae la inversión extranjera hacia América Latina

CloudEmpresasFinanciación

Tras el récord registrado en 2013, la inversión recibida por los países latinos cayó en 2014, mientras Brasil continuó siendo el principal receptor.

La Inversión Extranjera Directa en América Latina y la región Caribe cayó el pasado año 2014 en un 16%, tal y como informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), hasta llegar a los 158.803 millones de dólares. En la última década, la inversión exntrajera solo había caído en los años 2006 y 2009.

Imagen: Shutterstock (Autor: Svetlana Lukienko)
Imagen: Shutterstock (Autor: Svetlana Lukienko)

América Latina ha registrado la misma tendencia que la mostrada a nivel mundial en cuanto a inversión extranjera directa. Los cálculos de la CEPAL apuntan a un decrecimiento del 7% en 2014 en relación a las cifras de 2013. Las entradas a los países en desarrollo se elevaron 5%, fundamentalemente gracias a la inversión recibida en Asia. Dice el informe que “la participación de América Latina y el Caribe en estos flujos mundiales llegó al 13%”.

De todos modos, la inversión exntrajera directa es ahora mucho mayor que en 2013: concretamente, en entre 2003 y 2013, estas inversiones pasaron de 46.937 millones de dólares a un récord de 189.951 millones de dólares.

Brasil continúa siendo el mayor receptor de inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe. Después de Brasil, se ubica México, con entradas por 22.795 millones de dólares en 2014, 49% menos que en 2013. Esta caída se explica por una operación extraodinaria producida en 2013 (la compra de la cervecera Modelo por 13.249 millones de dólares) y la desinversión de AT&T en 2014 por 5.570 millones de dólares.

Los flujos hacia Chile alcanzaron los 22.002 millones de dólares, monto mayor al recibido en 2013 pero menor al récord de 2012, mientras que Colombia recibió 16.054 millones de dólares (manteniéndose estable) y Perú 7.607 millones de dólares (18% menos que en 2013).

Por subregiones, la IED dirigida a Sudamérica y México disminuyó significativamente en 2014, en cambio los flujos hacia América Central y el Caribe tuvieron una caída mucho menor.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor